Refranes

Las verdades de Perogrullo, que a la mano cerrada llamaba puño

"Las verdades de Perogrullo, que a la mano cerrada llamaba puño"

Con esta frase se mofa uno de lo dicho por alguien indicándole que lo dicho es tan obvio que resulta ridículo esforzarse en probar su veracidad o existencia. Quevedo se refiere a algunas de estas verdades en su Visita de los Chistes:

«Muchas cosas nos dejaron

las antiguas profecías:

dijeron que en nuestros días

será lo que dios quisiere.

Si lloviere habrá lodos;

y será cosa de ver,

que nadie podrá correr

sin echar atrás los codos.

Volaráse con las plumas;

andaráse con los pies;

serán seis, dos veces tres,

por muy mal que lo presumas.»

Se ignora si existió Pero o Pedro Grullo, inventor de tales verdades, a las que se ha bautizado con el nombre de perogrulladas.

Oveja que bala, bocado que pierde

"Oveja que bala, bocado que pierde"

El que se desconcentra con cosas complementarias se atrasa o deja de atender lo importante. Se aplica en ocasiones a quien habla demasiado.

Variantes:

  • Oveja que bala, bocado que pierde
  • Oveja que bala, bocado pierde
  • Oveja que mucho bala, poco mama

Sinónimos:

  • En el juego y en la mesa, el hablar pesa

Antónimos:

  • Quien calla y come, aprovecha su escote

Páginas