Refranes, proverbios y otras paremias sobre la salud

No hay tutía

"No hay tutía"

Se utiliza esta expresión para indicar que algo no tiene remedio o que cierta acción es en balde por no resultar de utilidad. Su origen se remonta al siglo XVIII, cuando el hollín que se levantaba durante la fundición del cobre era reducido a polvo o a ungüento y servía como medicamento, muy apreciado principalmente en oftalmías, conociéndose éste como "atutía" o "tutía", tal y como aparecía en el Diccionario de la lengua castellana de 1770. La frase "no hay tutía" dirigida por un farmacéutico a un cliente que lo solicitaba tenía el claro significado de no haber existencias del referido medicamento, significado que fue extendiéndose para referirse a todo aquello para lo que no había un remedio a mano. El desconocimiento del término correcto ha hecho que, con el tiempo, también la expresión "no hay tu tía" haya adquirido este mismo sentido.

Variantes:

Páginas