Donde Cristo dio las tres voces y nadie las oyó

Este refrán parece hacer referencia a las tres exclamaciones en que, según algunos, Jesús prorrumpió en el huerto de Getsemaní cuando dios le envió el cáliz de la amargura. Se utiliza para indicar un lugar muy distante y solitario.

Tipo de paremia: 
Referencia: 
Diccionario de refranes, José Mª Sbarbi (corregido por Manuel José García), 1922