Con la iglesia hemos topado

"Con la iglesia hemos topado"

Utilizamos esta expresión para criticar el poder de ciertas instituciones -la propia iglesia entre otras-. Si bien el texto original ("Con la iglesia hemos dado, Sancho") aparece en el Quijote de Cervantes, la frase se refiere a la iglesia del pueblo en el que se encontraban (véase más abajo). En todo caso la expresión ha sobrevivido con un sentido más general.

 «Y advierte, Sancho, que yo veo poco, [o] que aquel bulto grande y sombra que desde aquí se descubre la debe de hacer el palacio de Dulcinea.

-Pues guía vuestra merced – respondió Sancho -: quizá será así; aunque yo lo veré con los ojos y lo tocaré con las manos, y así lo creeré yo como creer que es ahora de día.

Guió don Quijote, y, habiendo andado como docientos pasos, dio con el bulto que hacía la sombra, y vio una gran torre, y luego conoció que el tal edificio no era el alcázar, sino la iglesia principal del pueblo. Y dijo:

-Con la iglesia hemos dado, Sancho.

-Ya lo veo – respondió Sancho -; y plega a Dios que no demos con nuestra sepultura, que no es buena señal andar por los cimenterios a tales horas, y más, habiendo yo dicho a vuestra merced, si mal no [me] acuerdo, que la casa desta señora ha de estar en una callejuela sin salida.

-¡Maldito seas de Dios, mentecato! – dijo Don Quijote -, ¿Adónde has tú hallado que los alcázares y palacios reales estén edificados en callejuelas sin salida?

-Señor – respondió Sancho -, en cada tierra su uso...»

Tipo de paremia: 
Referencia: 
No disponible