Refranes, proverbios y otras paremias sobre la diligencia

Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña

"Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña"

Se aplica en aquellos casos en los que no ocurriendo algo por ser antinatural, se toman las medidas adecuadas para que ocurra.

La frase está extraída de un milagro obrado por el profeta Mahoma. Hallándose rodeado de sus prosélitos en el campo frente a una montaña, les dijo -con el objetivo de convencerlos de su poder- que iban a ver moverse la montaña en su dirección. La llamó y, lógicamente, aquella no se movió. Entonces él volvió a repetir enfáticamente las palabras y se acercó andando hacia ella, dejando persuadidos a aquellos seguidores de que habían asistido a un acto sobrenatural.

A quien madruga, dios le ayuda

"A quien madruga, dios le ayuda"

Este refrán, citado en El lazarillo de Tormes, probablemente se basa en el hecho de que, antiguamente, convenía levantarse temprano para poder terminar las faenas que el trabajo en el campo exigía. A día de hoy es usado para indicar que cuanto más diligente es uno, más probabilidades de éxito se tienen. Hay diferentes variaciones en el refranero español. Tal vez una de las más comunes es "Si quieres tener buena fama, que no te halle el sol en la cama". Existe también una interesante réplica: "No por mucho madrugar amanece más temprano".

Variantes:

Páginas