No hay palabra mal dicha si no fuese mal entendida

"No hay palabra mal dicha si no fuese mal entendida"

La bondad o maldad de la palabra depende de cómo es interpretada. Se usa para reprender a los mal pensados que se ofenden con lo que alguien dice sin maldad.

Variantes:

  • No hay palabra mal dicha si no fuese mal entendida
  • No hay mala palabra, si no es a mal tenida
  • No hay palabra mala, si no fuere mal entendida
  • No hay palabra mala, si no fuere mal tomada

¡No caerá esa breva!

"¡No caerá esa breva!"

Se utiliza para definir un hecho improbable, casi imposible.

El origen lo encontramos en el mismo fruto. Las higueras dan brevas como primer fruto anual. Es necesario recoger esas brevas, sin dejarlas madurar y por ende sin dejar que se caigan por sí solas, para que la higuera tenga suficiente vitalidad y produzca higos como segundo fruto (que sí se dejan madurar del todo).

Es muy improbable, que el agricultor, que conoce bien este hecho, deje caer las brevas privándose así de una mejor cosecha.

Páginas